SEDCA - Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación  
inicio
mapa web
informacion legal
contacto
Bienvenido al web de la SEDCA
Noticias de la Sedca > La deshidratación en la tercera edad es ahora un riesgo fácilmente detectable
 La deshidratación en la tercera edad es ahora un riesgo fácilmente detectable Volver al índiceÍndice de noticias
 

Image courtesy of / FreeDigitalPhotos.net

 

 29/10/2015

 


La deshidratación puede poner en peligro nuestra salud, sobre todo en las personas de grupos de riesgo como los mayores de 65 años. Hasta ahora no existe un criterio global y sencillo para medir el grado de falta de agua corporal en los mayores pero un grupo europeo de investigadores ha determinado una ecuación matemática que permite detectarla a través de un análisis de sangre rutinario.


 

La deshidratación es un estado fisiológico que ocurre cuando el cuerpo pierde mucho líquido o cuando no se toma suficiente y, en grados severos, es potencialmente mortal. Las personas ancianas son consideradas un grupo de especial riesgo ya que el correcto funcionamiento de los riñones se ve reducido no siendo capaces de concentrar bien la orina, perdiendo más fluidos y, por tanto, reduciendo la capacidad del organismo de mantener un correcto balance hídrico.

Unido a esto, diversos estudios científicos y los propios organismos de práctica médica geriátrica han confirmado a edades avanzadas, sobre todo a partir de los 80 años, no se suele manifiestar el principal síntoma de la deshidratación que es la sed. En las personas mayores, los primeros signos de falta corporal de líquidos como son la sequedad bucal, la debilidad muscular, la baja turgencia o elasticidad de la piel, son difíciles de identificar ya que son manifestaciones que pueden ir asociados al propio proceso de envejecimiento por lo que no resultan llamativos al ser el estado habitual de muchos de ellos (1).

Además de todas estas explicaciones fisiológicas, en las personas mayores también aumenta el riesgo de inapetencia alimentaria que hace que ingieran menos alimentos líquidos o sólidos, generalmente como consecuencia del contexto físico y psicológico que les rodea: problemas de movilidad que, además de dificultar la preparación de comidas, puede traducirse en menor contacto social que, junto con la pérdida de seres queridos de la misma edad, se puede traducir en desgana general (2).

Se estima que alrededor del 20% de las personas mayores que viven en residencias están deshidratados, y esa cifra se eleva hasta el 40% entre aquellos que se encuentran ingresados ​​en hospitales durante largas estancias (3). Hasta la fecha no existe un criterio único o universalmente aceptado que permita evaluar, por igual, la deshidratación en ancianos. Una de las técnicas diagnósticas mejor valoradas es la prueba de la osmolalidad del suero sanguíneo que consiste en medir el punto de congelación del suero que es mayor cuanto más concentrado está, o lo que es lo mismo, cuanto menos agua posee. Lamentablemente, resulta una prueba cara y lenta que no puede ser mandada de forma sistemática a todos los ancianos.

Sin embargo, un equipo científico de Reino Unido, Suiza y Suecia, ha publicado este mismo mes sus resultados de investigación proponiendo una metodología para identificar la deshidratación de los mayores de 65 años a través de sus análisis de sangre rutinarios, analizando el contenido en sodio, potasio, urea y glucosa (3). Los investigadores proponen una “ecuación osmolaridad universal”, que aplicada sobre estos parámetros habituales de los análisis sanguíneos permiten determinar si el cuerpo de una persona está recibiendo suficiente líquido.

Existen numerosas ecuaciones de este tipo pero desarrolladas en grupos concretos de población. El objetivo de estos investigadores ingleses era el testear todas ellas con el fin de proporcionar una ecuación más global que pudiera además aplicarse en casos concretos como el de los ancianos con diabetes. Para el desarrollo de la ecuación ha estudiado a 595 personas de toda europa mayores de 65 años incluyendo a personas sanas e independientes, personas frágiles de residencias de ancianos y pacientes ingresados en hospitales. Sobre estos grupos evaluaron la precisión diagnóstica de 39 ecuaciones diferentes comparando los resultados directamente con la prueba de la osmolaridad sérica.

De todas las ecuaciones, la propuesta por los ivnestigadores Khajuria y Krahn en 2005 (4) tuvo la mejor precisión en todos los grupos de ancianos, con o sin diabetes, con o sin disfunción renal, en todos os niveles de deshidratación y tanto en varones como en mujeres. Dicha ecuación es la siguiente y, teniendo en cuenta que todas las concentraciones están calculadas en mmol/L, se consideraría deshidratación cuando esta ecuación aporte valores por encima de 295 mmol/L:

Osmolaridad = 1.86 x (sodio + potasio) + 1.15 x glucosa + urea + 1.2 x etanol + 14 x (suma de todos los componentes). 

Con sus resultados los autores pretenden potenciar esta herramienta útil a hospitales y laboratorios clínicos privados que ayuden en la identificación precoz de la deshidratación a partir de los 65 años reduciendo así la morbilidad y mortalidad de este grupo poblacional.

 

Referencias:

1.- Hydration for Health Initiative. Hidratación en la tercera edad. Disponible en: http://www.h4hinitiative.com/es/academia-h4h/laboratorio-de-hidratacion/hidratacion-en-la-tercera-edad

2.- Casado-Moragón et al. Sociedad Española de Geriatría y Grontología - Guía de buena práctica clínica en geriatría: hidratación y Salud. 2011. Disponible en: https://www.segg.es/info_prensa.asp?pag=3&cod=35

3.- Hooper et al. Diagnostic accuracy of calculated serum osmolarity to predict dehydration in older people: adding value to pathology laboratory reports. BMJ Oddslot Open, 2015; 5: e008846.

4.- Khajuria y Krahn. Osmolality revisited-deriving and validating the best formula for calculated osmolality. Clin Biochem, 2005; 38: 514–519.

 

Noticia redactada por Noemí López Ejeda (Grupo de Investigación Epinut-UCM y Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación.
Asociación Científica no lucrativa. Fundada en 1986.
Condiciones Generales de Uso | Política de Privacidad SEDCA