SEDCA - Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación  
inicio
mapa web
informacion legal
contacto
Bienvenido al web de la SEDCA
Noticias de la Sedca > El café y sus posibles beneficios para la salud
 El café y sus posibles beneficios para la salud Volver al índiceÍndice de noticias
 
 

 28/07/2017

 

 


 

El café hoy día es una de las bebidas más consumidas del planeta aunque ha sido muy controvertido desde siempre. Hasta hace no mucho tiempo, gran parte de la población consideraba que no era una bebida saludable e incluso que podía acarrear perjuicios como subir la tensión o propiciar problemas cardiovasculares. Lo cierto, es que el café es un alimento totalmente saludable al igual que el té y otras infusiones...

 


 

 

 

Lógicamente, aquellos que hasta ahora no lo estaban consumiendo, no tiene obligación de empezar a beberlo. No se trata de frutas y verduras. Pero quienes tengan como costumbre tomarlo, pueden hacerlo sin mayores problemas en cantidades razonables.

El café es una bebida social y que tiene un claro valor cultural y económico. Acostumbramos a tomarlo acompañados, en descansos del trabajo con los compañeros, al salir a tomar algo, e incluso existen tiendas especializadas en este producto. Pese a que su ingesta viene de antiguo, nunca se había consumido tanto café como en estos últimos 20 años.

 

Origen del café:

Su origen es incierto, aunque probablemente fue en Etiopía donde comenzó a cultivarse seguido de Arabia en torno al siglo IX. Los ancestros etíopes fueron los primeros en reconocer su poder energizante considerándolo incluso 'milagroso', pese a que inicialmente lo tomaban con sal debido al bajo comercio del azúcar (que era un producto de autérntico lujo). A partir de ahí, fue extendiéndose por Asia, Europa y finalmente llegó a América donde no tuvo un éxito inicial tan rotundo pero donde poco a poco fue instaurándose hasta alcanzar un alto consumo en la actualidad. 

Las principales regiones productoras de café se encuentran en América del Sur destacando: Brasil, Ecuador y Colombia. La variedad más cotizada y famosa sigue proviniendo de Jamaica y se conoce como ``Blue Mountain´´.

 

 

Consumo de café en España:

Según el Informe de Consumo Alimentario en España en 2015 del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el consumo de café tanto en grano como molido se redujo un 3,1% en los hogares. Aun así, el consumo sigue siendo elevado con una media de 1,73kg/persona/año. Los mayores consumidores de café en España son los catalanes seguidos por los madrileños. Además, quien tiene costumbre de tomarlo, no baja de las 2 a 3 tazas al día empezando desde el desayuno y siendo mayoritaria su ingesta durante el horario laboral por la mañana.

                          

Efectos sobre la salud:

Existen numerosos estudios que avalan los beneficios del café para la salud y en la prevención de diversas patologías, aunque debe mencionarse que muchos de ellos son meramente observacionales por lo que no puede concluirse que se trate de causa-efecto o como un claro factor de prevención. Sería conveniente la realización de estudios de intervención con condiciones realmente muy controladas para establecer resultados más contundentes.

El café que bebemos está formado por una serie de componentes biológicamente activos y antioxidantes destacando: ácido cafeico, ácido clorogénico, ácido vanílico, metilxantinas, cafeína y derivados de él (ácido propiónico, ferúlico, m-cumárico, hipúrico…). (1)

Varios de estos compuestos se han relacionado con niveles más bajos de inflamación en el organismo que a su vez protegen de la oxidación de las partículas de colesterol-LDL. (1) De esta manera, contribuyen al control del colesterol sanguíneo y podrían disminuir el riesgo de formación de placas de ateroma, consecuencia directa de la oxidación y acumulación de estas partículas en las arterias.

Diversos estudios asocian los componentes del café a una mejora de la sensibilidad a la insulina y en consecuencia, de la Diabetes Mellitus tipo II. Se ha comprobado como la cafeína es un componente que contribuye a disminuir la resistencia a la insulina pero no es el único, puesto que en el caso del café descafeinado, también se ha visto mejoría en la función de las células beta-pancreáticas productoras de insulina. (2)

Respecto a las enfermedades cardiovasculares, existen investigaciones que avalan una reducción de su riesgo cuando se ingiere café habitualmente. (3,4) Se ha observado como el consumo de 3-4 tazas de café al día contribuyen a reducir el riesgo de muerte cardiovascular si se acompaña de una dieta saludable y ejercicio físico moderado. (4) Es decir, por sí solo nunca será un factor determinante pero sí una ayuda saludable.

En el caso del cáncer, la asociación es mucho más débil por el momento y en la gran mayoría de los estudios no se encuentra una relación fuerte (4). Los niveles altos del ácido clorogénico que contiene, se ha comprobado en modelos animales de laboratorio como ayudan a la supresión de radicales libres y luchan contra los carcinógenos ambientales de forma efectiva. Esto es gracias a la activación de rutas moleculares como NF-κB, AP-1 y MAPK. (5) En cambio, otros estudios en humanos no encuentran asociación en las cantidades consumidas por el momento,encontrándose datos controvertidos. (4)

 

Café y su relación con  sobrepeso y obesidad:

El café contiene compuestos que presentan capacidad lipolítica, es decir, propician la quema de energía a través de nuestra grasa visceral y ayudan a aumentar la termogénesis del organismo propiciando una pérdida de grasa intraabdominal y menor riesgo de enfermedades asociadas.(6) Estos efectos se han relacionado fundamentalmente con la cafeína y el ácido clorogénico. Ambos mejoran la tolerancia a la glucosa y el ácido clorogénico incluso disminuye la absorción de los triglicéridos. Es probablemente por todo ello, que ayuden a la reducción del porcentaje de grasa corporal y por consiguiente, del Índice de Masa Corporal (IMC). (7)

 

Aumento del rendimiento intelectual y deportivo:

Comúnmente se emplea el café para mantenernos más despiertos, rendir mejor en el trabajo o estudiando y distraernos menos. El principal causante es la cafeína,que por cierto, es interesante saber que se absorbe mucho más rápidamente por nuestro organismo y es más útil que la obtenida en refrescos de cola, cuya absorción es más paulatina. También contribuye a la mejora del rendimiento deportivo, especialmente en deportes de resistencia. (8,9) Existe evidencia moderada para recomendar el café como ayuda ergogénica aunque con cierta controversia tanto en el mundo científico como del deporte. (9)

 

 

Café y muerte prematura:

El auge actual de noticias sobre el café se debe especialmente a un nuevo estudio que ha encontrado una posible asociación entre el consumo de café y la disminución del riesgo de la muerte prematura. (10) Es la investigación de más peso que se ha hecho hasta la fecha relacionada con el café y ha sido muy sonada en los medios de comunicación.  Quizá por ello se le han atribuido titulares  sensacionalistas que malinterpretan los resultados y dan lugar a cierta confusión entre los lectores.

La muestra de este trabajo era ni más ni menos que de 520.000 personas que fueron seguidas a lo largo de 16 años en más de diez diferentes países europeos. Los autores han controlado además factores como el tabaquismo, el consumo de alcohol, las carnes procesadas, si se consumía la cantidad adecuada de frutas y verduras, el grado de sobrepeso u obesidad… para evitar deducciones erróneas. Finalmente, encontraron que aquellos que tomaba un solo café al día reducían el riesgo de muerte prematura en un 1% en mujeres y en un 3% en los hombres. Subiendo al consumir 3 cafés al día a un 8 y a un 18% de protección respectivamente, aunque no debemos quedarnos con el dato como si fuera seguro que tomando 3 cafés estamos fuera de peligro. (10) Es más, la dieta que acompaña su ingesta y los hábitos de vida tendrán realmente más peso en si hay o no un episodio de muerte prematura, pudiendo ser el café simplemente un factor que contribuya positiva aunque parcial.

Es un estudio observacional aunque con una muestra de gran peso, pero podrían existir otros factores que influyan en esta respuesta como el socioeconómico, que no ha podido corregirse, u otros hábitos alimentarios de esas mismas personas, aunque sí se ha estudiado el factor educativo altamente relacionado.

Es importante aclarar el medio de financiación de este estudio, ya que se ha especulado que ha tenido claros intereses comerciales por parte de la industria cafetera y no ha sido así. La investigación ha sido financiada por la Dirección General De Salud de la Unión Europea y la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer y no por empresas donde habría posible conflicto de intereses.

 

 

Otro estudio observacional publicado actualmente en la revista Annals of Internal Medicine ha concluido resultados similares en una cohorte de 185.558 personas de varios continentes entre 45 y 75 años seguida durante 16 años.(11) En este caso, se mostró una asociación inversa entre el consumo de café y enfermedad renal, diabetes, cáncer, respiratoria, cardiovascular y de accidentes cerebrovasculares.

Se necesita profundizar en las investigaciones para conocer qué componentes del café son los que proporcionan tales efectos y los mecanismos de acción precisos por los que se producen. 

 

Pero entonces... ¿cuánto café puedo tomar y con qué?

No está determinado un número máximo de café al día, pero no se han encontrado beneficios más allá de esos 3 ó 4 cafés al día. Un punto importante a tener en cuenta es la forma en la que lo tomamos. Los profesionales sanitarios debemos hacer hincapié en cómo tomar esta bebida para que sea lo más saludable posible. Gran parte de los consumidores de café lo hacen endulzándolo con azúcar o con edulcorantes acalóricos, por lo que tomar tres tazas de café al día, contribuye a incrementar el consumo de azúcar en unos 10 gramos aproximadamente o abusar en ocasiones de los edulcorantes. Hemos de recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no sobrepasar el límite diario de 25 gramos de azúcar (sin incluir el contenido de forma natural en frutas, verduras y lácteos). Por otro lado, tenemos la tradición de tomarlo entre horas acompañado de un alimento dulce, normalmente ultraprocesado, alto en azúcares y grasas saturadas refinadas. Debemos tener cuidado de elegir adecuadamente los alimentos con los que lo acompañamos o endulzarlo moderadamente para así no convertir una bebida adecuada en un tentempié "no tan saludable".

 


Los expertos consideran que es pronto para recomendar el café como protector frente a ciertas patologías crónicas y para reducir los facotres de riesgo de mortalidad prematura. Sin embargo, si tienen claro que se trata de una bebida saludable que tomada cotidianamente en cantidades moderadas nos puede permitir disfrutar de sus beneficios en un contexto social.


 

Referencias bibliográficas:

 
1. Gómez-Ruiz JA, Leake DS, Ames JM. In vitro antioxidant activity of coffee compounds and their metabolites. J AgricFoodChem. 2007; 55:6962-9.
 
2. Loopstra-Masters RC, Liese AD, Haffner SM, Wagenknecht LE, Hanley AJ. Associations between the intake of caffeinated and decaffeinated coffee and measures of insulin sensitivity and beta cell function. Diabetologia. 2011;54:320-8. [PMID: 21046357] doi:10 .1007/s00125-010-1957-8
 
3. Andersen LF, Jacobs DR Jr, Carlsen MH, Blomhoff R. Consumption of coffee is associated with reduced risk of death attributed to inflammatory and cardiovascular diseases in the Iowa Women'sHealthStudy. Am J Clin Nutr. 2006; 83:1039-46
 
4. Crippa A, Discacciati A, Larsson SC, Wolk A, Orsini N. Coffee consumption and mortality from all causes, cardiovascular disease, and cancer: a dose-response meta-analysis. Am J Epidemiol. 2014; 180:763-75. [PMID: 25156996] doi:10.1093/aje/kwu194
 
6. Lopez-Garcia E, van Dam RM, Rajpathak S, Willett WC, Manson JE, Hu FB. Changes in caffeine intake and long-term weight change in men and women. Am J Clin Nutr, 2006.  83(3):674–680
 
7.  Tajik, N. Tajik, M. T.Mack, I . Enck, P. The potential effects of chlorogenic acid, the main phenolic components in coffee, on health: a comprehensive review of the literature. Eur J Nutr, 2017. DOI 10.1007/s00394-017-1379-1
 
5.  Palmioli A, Cairamelli C, Tisi R, Spinelli M, De Sanctis G, Sacco E, Airoldi C. Natural compounds in cancer prevention: effects of coffee extracts and their main polyphenolic component 5-CQA ononcogenic Ras proteins. Chem Asian J. 2017.  doi: 10.1002/asia.201700844
 
8. Higgins S, Straight CR, Lewis RD. The Effects of Preexercise Caffeinated Coffee Ingestion on Endurance Performance: An Evidence-Based Review. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2016; 26(3):221-39. doi: 10.1123/ijsnem.2015-0147.
 
9. Richardson DL, Clarke ND. Effectof Coffee and Caffeine Ingestion on Resistance Exercise Performance. J Strength Cond Res. 2016; 30(10):2892-900. doi: 10.1519/JSC.0000000000001382.
 
10. Gunter MJ, Murphy N, Cross AJ, Dossus L, Dartois L, Fagherazzi G, et al. Coffee Drinking and Mortality in 10 European Countries: A Multinational Cohort Study. Ann Intern Med, 2017. Doi: 10.7326/M16-2945
 
11. Song-Yi Park, PhD; Neal D. Freedman, PhD; Christopher A. Haiman, ScD; Loïc Le Marchand, MD, PhD; Lynne R. Wilkens, DrPH; Veronica Wendy Setiawan, PhD. Association of Coffee Consumption With Total and Cause-Specific Mortality Among Non white Populations. Ann InternMed. 2017. 22-34 DOI: 10.7326/M16-2472
 
 

 

Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación.
Asociación Científica no lucrativa. Fundada en 1986.
Condiciones Generales de Uso | Política de Privacidad SEDCA