SEDCA - Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación  
inicio
mapa web
informacion legal
contacto
Bienvenido al web de la SEDCA
Noticias de la Sedca > El consumo de soja ayuda a recomponer el cerebro obeso.
 El consumo de soja ayuda a recomponer el cerebro obeso. Volver al índiceÍndice de noticias
 

Image courtesy of winnond / FreeDigitalPhotos.net

 

 12/07/2013


La obesidad causa lesiones en el hipotálamo que pueden no ser reversibles a largo plazo y a esto se le conoce como “cerebro obeso”. Un estudio español ha comprobado que las isoflavonas de la soja, actúan como los estrógenos, favoreciendo la regeneración neuronal en ratones a los que se les había inducido obesidad mediante una dieta rica en grasas.


 

Razones por las que la soja está de moda

Hasta hace pocos años era impensable que productos basados en soja se pudieran encontrar en todos los supermercados de Europa y mucho menos que se consumieran masivamente. La soja es una leguminosa originariamente sembrada en Asia. Actualmente sus mayores cultivados son los EE.UU.

Pero son muchos los beneficios que la soja puede aportar a nuestra salud y, especialmente, a la de las mujeres menopaúsicas donde se ha demostrado que palian los síntomas del climaterio. También se ha asociado el consumo de soja con la reducción del riesgo de cáncer de mama en la mujer y de próstata en el varón. A nivel dietético se ha empleado en el control del colesterol y como agente anti-osteoporótico al ayudar a mantener la densidad ósea, sobre todo en las mujeres post-menopáusicas (1).

Para más información de sus características y beneficios, leer el siguiente enlace de la Fundación Alimentación Saludable:

http://www.alimentacionsaludable.es/noticias/ficha_alimento.asp?id=20

 

La razón de todos estos beneficios que proporciona la soja radica en uno de sus compuestos: las isoflavonas. Poseen características antioxidantes muy potentes, comparables a las de la vitamina E, lo que las ha hecho objeto de estudio como posible ayuda en la prevención de numerosas enfermedades. La sociedad científica comenzó a interesarse en la soja por qué las mujeres asiáticas prácticamente no padecen síntomas menopáusicos comparadas con las occidentales.  La explicación parece estar en estas isoflavonas de la soja, la cual consumen desde niñas.

 

 

Los fitoestrógenos isoflavonoides

Las isoflavonas son compuestos fitoestrógenos, es decir, que son análogos de determinadas hormonas humanas como es el caso de los estrógenos. Ambos tienen una estructura molecular tan similar que los receptores de las células de nuestro cuerpo los reconocen como si fueran las propias hormonas humanas, desencadenando las mismas reacciones.

Los estrógenos humanos, además de la función reproductiva, también juegan un papel crítico en el desarrollo del cerebro en la etapa fetal, así como en el mantenimiento de la función normal del cerebro en la edad adulta.

Recientes investigación han concluido que las isoflavonas son capaces de realizar esta misma función de reparo cerebral. Este proceso ha sido especialmente estudiado en ratones obesos, donde la destrucción neuronal es patente, lo que se conoce como “cerebro obeso” y que también se da en los humanos.

 


¿Qué es el cerebro obeso?

Es conocido que el consumo de grasas saturadas y la obesidad en general tiene consecuencias negativaa muchos niveles entre los que se ve afectado también el sistema nervioso.

Se trata de una patología especialmente estudiada en ratones obesos, donde ocurre una destrucción neuronal patente con lesiones en regiones cerebrales que afectan a regiones relacionadas con el control del apetito y el balance de energía.

También está descrito en humanos obesos donde también se muestran una serie de lesiones en el hipotálamo que son características (2):

  • Aparecen una serie de “cicatrices” que se deben a la proliferación de un tipo de células llamadas gliales, las cuales, cumplen una función estructural y de reserva nutritiva pero no son transmisoras de impulsos como las neuronas.
  • También se ha constatado una reducción de la tasa de recambio neuronal. Es decir que no se reparar o sustituyen las neuronas que dejan de funcionar.

 

En el 2011, la revista Journal of Clinical Investigation, publicó dos artículos al respecto:

- Un grupo de investigadores de la Universidad de Washington, en Seatle (EEUU), (3) estudió que ocurría en el hipotálamo de roedores a los que se les cambiaba la dieta para inducirles obesidad. Ellos observaron un proceso inflamatorio ya en las primeras 24 horas de consumir una alimentación grasa. También comprobaron que esta inflamación es reversible si se vuelve a adecuar la dieta pero se cronifica si se mantenía dicha dieta grasa.

-  El otro trabajo fue publicado por investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Centar y la Escuela de Medicina de Harvard (EEUU) (4) y demostraba también dichos cambios en el hipotálamo de ratones. Según los investigadores, en condiciones normales, la tasa de reemplazo neuronal total es de 4-12 semanas. Esta se suprime en aquellos roedores con obesidad inducida y, según los autores, “las consecuencias de ello van más allá de cambios en la actividad de las neuronas existentes e implican la regulación de los circuitos nerviosos".

 

El papel de las isoflavonas en la reparación neuronal

A colación de todo lo arriba mencionado, se ha publicado un estudio este mismo mes que ha sido  realizado por científicos españoles del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA) y la Universidad de Málaga, como parte de la Red Fisiopatológica de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) (5). Éste ha determinado que, en ratones, las isoflavonas de la soja también fomentan la formación de neuronas o neurogénesis, restaurando así los niveles de producción de células deteriorados en el cerebro consecuencia de la obesidad.

Hasta la fecha se sabía que los estrógenos eran capaces de hacer esa función de reparado pero no se había estudiado si los fitoestrógenos, como las isoflavonas, podrían tener el mismo efecto. En general, parece que las posibles consecuencias del consumo de fitoestrógenos son más leves que las obtenidas con un tratamiento con estrógenos. En palabras de los propios autores este descubrimiento “podría abrir una vía terapéutica de largo recorrido en humanos”.

El experimento científico consisitió en lo siguiente: a los roedores se les administró dos tipos diferentes de dieta, una estándar y otra muy rica en grasas. Seguidamente se les administró daidezeína (uno de los principales tipos de isoflavona) a los ratones durante 13 días. 

Los resultados fueron que los roedores alimentados con la dieta alta en grasas sufrieron alteraciones del hipocampo y el tratamiento con daidzeína logró la reducción de la muerte neuronal (apoptosis) y disminuyó la proliferación de células estructurales (gliosis) en las regiones lesionadas.

Lo más interesante de todo es que esto repercutió en el estado nutricional de los animales de forma que disminuyó el aumento de peso, mejoró la tolerancia a la glucosa, disminuyó el colesterol, la insulina y la testosterona y aumentaron los niveles plasmáticos de leptina (hormona encargada de inhibir el apetito cuando la glucosa en sangre es elevada).

 


Según los autores, de confirmarse en humanos el mismo resultado, las isoflavonas podrían suponer una alternativa real y natural al tratamiento farmacológico en la replica piaget watches lucha contra el daño cerebral relacionado con la obesidad.


 

 

Fuente: Sala de Prensa CIBERobn "Soja, alimento saludable también para el cerebro".

Referencias:

1.-   Garrido-García et al. Fitoestrógenos dietarios y sus potenciales beneficios en la salud del adulto humano. Rev Med Chile, 2003; 131: 1321-1328.

2.-  Lee et al. Alteration of hypothalamic cellular dynamics in obesity. J Clin Invest, 2012; 122 (1): 22–25.

3.-  Thaler et al. Obesity is associated with hypothalamic injury in rodents and humans. J Clin Invest, 2012; 122(1): 153–162.

4.- McNay et al. Remodeling of the arcuate nucleus energy-balance circuit is inhibited in obese mice. J Clin Invest, 2012; 122(1): 142–152.

5.- Rivera et al. Pharmacological Administration of the Isoflavone Daidzein Enhances Cell Proliferation and Reduces  High Fat Diet-Induced Apoptosis and Gliosis in the Rat Hippocampus. PLoS ONE, 2013; 8(5): e64750. 

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación.
Asociación Científica no lucrativa. Fundada en 1986.
Condiciones Generales de Uso | Política de Privacidad SEDCA